¿Cómo organizar los gastos en pareja?

La comunicación es la base de toda relación y así como hablan del futuro que buscan juntos o de los lugares que quieren visitar, también es importante hablar de dinero. Al inicio puede ser algo incómodo, pero es fundamental hacerlo; especialmente si quieren algo formal y no pasajero.

Primero debes tener en mente que esto no solo es para parejas casadas o en unión libre, también aplica para los novios que están planeando vivir juntos o dividirse gastos en el día a día.

Te voy a contar sobre dos de los errores más comunes que las parejas suelen cometer al intentar llegar a acuerdos financieros:

  • No tener empatía financiera: es un grave error cargarle todos los gastos a tu media naranja sin antes haber establecido acuerdos al analizar la situación financiera de ambos. ¿Quién gana más? ¿Qué problemas de salud enfrentan? ¿Tienen deudas propias o de su familia? Etc.
  • No hablar de dinero de forma honesta y transparente: una relación es de dos y es necesario conversar sobre finanzas para establecer acuerdos, metas y límites. Improvisar o evitar el tema no nos permite alcanzar nuestros objetivos como pareja.

Si en tu relación has cometido alguno de esos errores, es momento de reflexionar y considerar poner en práctica mis sabios eliiotips:

  1. Hablen sin censura, pero con respeto sobre dinero, gastos, deudas, etc. Siempre es mejor saber en dónde están parados y qué necesitan hacer para cumplir sus metas. ¡Hablen mucho!
  1. Dividan los gastos personales de los de pareja. Esto les ayudará a tener una mejor visión del dinero que gastan mutuamente y así poder priorizar los gastos importantes como equipo.
  1. Establezcan fechas límite de pago y la cantidad con la que van a contribuir para cada gasto compartido, puede ser basado en sus ingresos o dividir el mismo gasto a la mitad. ¿Relación equitativa o 50/50? ¿Qué les funciona más? Ustedes deciden.
  1. Determinar las responsabilidades de cada uno: por ejemplo, si tu pareja se autoregaló el reloj y la loción que tanto quería a MSI, está perfecto, pero esas compras no corresponden a un gasto como equipo, pues es un gustito que él se quería dar y entraría automáticamente en sus gastos personales, lo mismo pasa si compras algo para tu uso y disfrute individual. (Esta regla aplica para ambos. No hagas trampa.)
  1. Las cuentas bancarias: este punto es algo difícil de decidir al momento de estar en una relación, pues depende completamente de la confianza y la comunicación que tengas con tu pareja. Evalúen en qué punto están y si es momento o no de compartir cuentas. No se presionen y si no saben qué hacer, vuelvan al punto 1. Por ahora te dejamos algunas ventajas y desventajas sobre este punto: 

Yo te recomiendo optar por tener cuentas separadas, esto puede fomentar la armonía y el equilibrio para mantener sus finanzas ordenadas sin sentir que uno de los dos controla al otro. Respetar al individuo para vivir en pareja es algo básico y súper valioso.

  1. Los ahorros: son un básico y un gran compromiso, especialmente si quieren alcanzar metas en equipo como un viaje, la boda, hijos o la compra de una casa. La clave aquí es apoyarse mutuamente, compartir el mismo objetivo, organizarse y ser disciplinados. Cada paso los irá motivando, no claudiquen ante los obstáculos y verán que valdrá la pena. Recuerda los primeros 10 minutos de la película Up de Pixar. Ahí se ejemplifica perfectamente lo que significa trabajar juntos por un bien común.
  1. Préstamos: sobre este punto no está de más mencionar que no puedes, ni debes sacar créditos para tu pareja sin su consentimiento y viceversa. Todos los créditos al momento de solicitarlos deben ser individuales y por decisión propia o en todo caso existen créditos para personas que viven en unión libre o en matrimonio. Consideren esto siempre y antes de meterse en un préstamo, evalúen si en verdad les hace falta o si es algo necesario para construir su futuro. No lo hagan a la ligera.

Por último, ten siempre presente que la vida en pareja no debe de exprimirte, al contrario, son un equipo. Tienen que establecer objetivos, metas, límites y acuerdos para crecer juntos y evolucionar de forma saludable en todos los aspectos.

Así que ya saben: hablen, practiquen y pongan a prueba estas acciones mes con mes. Verán como su comunicación y finanzas en pareja mejoran. Por algo el dicho dice: “Cuentas claras, relaciones largas”.